Sector Salud Mérida fijó posición sobre la distribución de combustible

Pronunciamiento Público del Sector Salud del estado Mérida a la comunidad en general:
Estamos viviendo momentos difíciles en Venezuela. Para nadie es un secreto que la cotidianidad se ha convertido en una calamidad en el interior del país, y Mérida, no es la excepción. Con un sistema de salud destruido, y la carencia de servicios básicos, como:
agua, gas, energía eléctrica (interrupciones mayores de 12 horas diarias) , internet, telefonía móvil y fija, resolver asuntos de la vida diaria se ha tornado cuesta arriba. A esto se suma la escasez de combustible en casi todo el territorio nacional y única en el mundo. Se está trabajando con la reserva estratégica, nombre elegante que le han dado a la casi nula cantidad de gasolina existente, debida a la falta producción en el país. Esto ha hecho que la distribución de combustible haya sido condicionada y reglamentada, lo que ha traído como consecuencia que un gran porcentaje de la población, no tenga acceso a ese rubro fundamental, para la movilización del parque automotor. Hay varios sectores que tienen la posibilidad de equipar sus vehículos, (y algunos particulares) sin dificultad. Son los que sin restricción y con dólares en la mano, pagan y ven sus necesidades satisfechas. Pero existen otros, dentro de los denominados sectores prioritarios, que pueden, con salvoconducto y un sin fin de requisitos y controles, obtener algunos litros de gasolina. El sector salud está dentro de ese grupo. Y ha sido maltratado muchas veces por quienes imponen las reglas, injustas y anárquicas, por demás. Por eso, ante los continuos atropellos que ha sufrido el personal de salud , en estos tiempos difíciles, para lograr obtener combustible en el estado Mérida , queremos hacer del conocimiento público lo siguiente: 1.- Rechazamos categóricamente el maltrato recurrente y sostenido, recibido de parte de los organismos encargados de la distribución del combustible y de las personas que se apoderaron de las estaciones de servicio de la entidad, quienes , exponen durante largas horas y en colas interminables, al personal sanitario, que debe llegar a los diferentes centros asistenciales del estado para cumplir con sus obligaciones,sin tener garantía ni seguridad de poder obtener combustible. Esto repercute en la asistencia a los lugares de trabajo, viéndose afectados los usuarios que requieren atención digna y oportuna. No hacerlo así, puede comprometer la vida de los pacientes. 2.- Desde tempranas horas de la madrugada, el personal de salud acude, pacientemente a la estación asignada; sin embargo, en una en particular, la estación de servicio: Libertador, ubicada en la Av Los Próceres, el maltrato es mayor. En ella se forman filas paralelas, que avanzan con relativa fluidez, mientras que la fila del personal de salud permanece inmóvil durante largas horas, para luego ser informados de la imposibilidad de poder surtir al haberse agotado el combustible; debiendo acudir en otro momento para volver a pasar por la misma situación una y otra vez.3.- Cabe destacar, que esas filas paralelas pertenecen a otras instituciones y compañías que no son prestatarias de salud, y a vehículos particulares que, de manera expedita logran abastecerse fácilmente, aun habiendo llegado mucho más tarde a los predios de la estación. 4.- Esas filas paralelas hacen el pago en divisas y en productos de alimentación. Es por ello que el sector salud es discriminado por los ^organizadores de las filas ^ que saben de antemano que no obtendrán ganancias en moneda extranjera de ese servicio prioritario. 5.- Siempre se debe garantizar el combustible al personal de salud, más aún en tiempos de emergencia sanitaria y de pandemia, para así poder llegar a los sitios de trabajo. La salud es un derecho, no se condiciona. La salud no espera. Es de hacer notar que tampoco hay combustible para el traslado de los pacientes a los centros de salud . 6.- El transporte de alimentos también está afectado seriamente. La imposibilidad de su distribución agudiza aún más la crisis reinante y generará más hambre de la existente; exponiendo a la población al peligro: Hambre hay en venezuela. 7.- Garantizar el derecho a la salud, es un deber del Estado Venezolano. El personal de salud es el instrumento para tal fin. Es quien está capacitado para ello. Es necesario recordar que existe una gran cantidad de carencias y necesidades, en un sistema de salud golpeado y destruido. El recurso humano es quien lucha diariamente y sin tregua para aliviar el dolor ajeno y evitar complicaciones inherentes a la enfermedad. No somos enemigos. Estamos formados para ayudar a ayudar. Y las innumerables dificultades para obtener combustible , nos cercena el derecho a trabajar. 8.- Proteger al sector salud es proteger la vida de todos, más aún en tiempos de pandemia. Por estas razones , reiteramos nuestro rechazo a los maltratos y a la discriminacion de la que hemos sido objeto. No tienen lógica ni razón . Además, son injustos . Llamamos a la reflexión e instamos a los responsables a poner fin a esta serie de agravios contra este sector, que sufre las mismas penurias que el resto de la población venezolana. Mérida 4-5-2020

Enlace permanente a este artículo: http://merida.valeranoticias.net/sector-salud-merida-fijo-posicion-sobre-la-distribucion-de-combustible

//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js

Deja una respuesta