Daniel, un scout merideño símbolo de la migración y el peregrinaje en el mundo

Daniel, Un Scout merideño símbolo de la migración y el peregrinaje en el mundo.

José Daniel Santiago González, fue un hombre merideño dedicado al servicio y la atención, con un espíritu fundamentado en el escultismo scout inspirado desde la espiritualidad de San Francisco de Asís.

Daniel, tocó la profundidad del drama actual que vive el pueblo venezolano, debido a una enfermedad neurológica que lo acompañaba desde su adolescencia, tuvo que migrar hacia el sur, como lo hacen las aes, con sueños, miedos, ilusiones, por tierra y aire llega a Argentina, donde le tocó vivir muy duros momentos, primero recibir la noticia de la muerte de su abuela Carmen, su segunda madre, a quien él con sus conocimientos paramédicos, había atendido de forma amorosa y dedicada, había sucedido durante su éxodo en pleno desierto migratorio.

Una vez en Argentina, las cosas no salieron como esperaba, como muchos, fue rechazado, estuvo sin techo, tuvo que suplicar una posada a ángeles que le tendieron la mano. Logró conseguir un primer trabajo, de esos que muchos migrantes consiguen, con todas las características que este tipo de empleos tienen. Poco a poco fue gestionando su documentación, logró con la ayuda de un sacerdote, comenzar a sentir menos soledad y apoyo, una habitación compartida y un primer trabajo más digno que le permitió hacer un nuevo proyecto de vida.

Fue capaz de hacer un excelente y cordial trabajo, reconocido hasta hoy por esas personas con las cuales trabajó, logró su sueño de reunirse con su familia en Argentina y brindarles un techo y un trabajo, como lo había prometido. Pero en la vida no basta la buena voluntad de uno, hace falta la buena voluntad del otro y por motivos personales y con un profundo dolor, se vio obligado a abandonar aquel país que comenzaba a sonreírle. Cruzó el Atlántico haciendo escala en Alemania, hasta llegar a Roma, la ciudad eterna, ahí lo esperaban su único hermano, su cuñada y sus tres sobrinos, quienes lo llevaron a casa en la Santa ciudad que vio nacer y morir al Santo inspirador del movimiento Scout, San Francisco de Asís.

Fueron duros meses, venía de un invierno en argentina y llegaba a un duro invierno que apenas comenzaba en Europa, fue un año entero sin sentir el calor del sol.

Entre los tramites de su documentación, el aprendizaje de la lengua, la búsqueda de trabajo y la superación de sus sufrimientos personales, le llegó su primavera, pudo reencontrarse con su madre y compartir con ella, logró la documentación legal para permanecer libre en Europa, consiguió un trabajo digno, legal, como cosas del destino, fue acogido por los Padres franciscanos capuchinos, quienes le dieron la oportunidad en la casa de peregrinos, llamada “la perfecta alegría” también conocida como DOMUS LAETITIE, ahí trabajó sus últimos meses, encontró nuevos amigos que lo amaron, dejó un bello testimonio de alegría ante la soledad y el dolor, se convirtió en el alma de aquel lugar, su sonrisa tenía ya algo distinto.

El 24 de noviembre estuvo de paseo conociendo lugares fantásticos de Arezzo, el 25 de noviembre, en su cama, hizo su tránsito, como lo hizo el Santo de Asís hace ochocientos años, en la misma ciudad de Asís.

La partida de Daniel dejó una profunda tristeza en la ciudad seráfica, el Obispo se hizo presente, los frailes Capuchinos, sus amigos y familia estaban ahí.

El funeral de Daniel se llevó a cabo el miércoles 27 de noviembre de 2019, en el último Santuario consagrado en Asís, el santuario del despojamiento, donde San Francisco se desnudó y comenzó su vida consagrada a Dios, la celebración estuvo presidida por el Obispo Domenico Sorrentino, estuvo presente entre los sacerdotes, el Padre Amadeo Rossi, en representación del Card. Baltazar Porras, también concelebró la eucaristía, su director espiritual, Fray Romel Morales, fraile venezolano que vive en Asís y confiesa en la basílica inferior, donde Daniel frecuentaba el sacramento de la confesión y la eucaristía, era un diario visitante de la tumba de San Francisco y solía ponerse de rodillas delante del sepulcro.

Daniel trajo desde Venezuela consigo, uno de sus más preciados tesoros, EL Uniforme Scout y su pañoleta del grupo Libertador de Mérida, hoy custodiados por su familia en Asís.
En el lamentable momento de su fallecimiento, se quiso trasladar su cuerpo hasta Venezuela, pero resultaba algo complejo al igual que realizar una cremación al cuerpo y luego trasladarlo, representaba un alto costo y una serie de elementos burocráticos que no lo permitían.
Dios tenía destinado para este joven Scout un lugar especial para su cuerpo, en la sagrada ciudad de Asís, la ciudad más visitada por grupos scouts del mundo.

Su cuerpo reposa en el cementerio de Asís, a pocos metros de la Basílica de San Francisco y la tumba del Santo patrono de la naturaleza, en este cementerio reposan entre varios, la reina Giovanna di Savoya, hija de la reina Margarita, importantes héroes de la historia de Italia, artistas, personas en proceso de beatificación, beatos, religiosas, religiosos y sacerdotes, entre los cuales se destaca, el Padre Aldo Brunacci, uno de los inspiradores de Steven Spielberg para el galardonado films, La lista de Schindler. Y fundador de la casa Papa Giovanni, donde vivió Daniel durante más de seis meses.
Daniel en ese santo cementerio representa hoy para el mundo, la migración venezolana.

Es el primer venezolano sepultado en este lejano lugar, Daniel representa a todo el movimiento Scout mundial, que tendrán en ese lugar inspirador del escultismo, un punto de referencia en sus peregrinaciones a Asís y lo importante de mantener la sonrisa y el canto durante la dificultad.

SIEMPRE LISTO.

Desde Asís, ciudad Santa, Jean Carlos González.
Paz y Bien.

Enlace permanente a este artículo: http://merida.valeranoticias.net/daniel-un-scout-merideno-simbolo-de-la-migracion-y-el-peregrinaje-en-el-mundo

//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js

Deja una respuesta